martes, septiembre 12, 2006

Restaurante Ovic

Aribau 106 08.036 Barcelona T 93.451.06.91


Creo que este es el primer post que escribo en el que abiertamente recomiendo no ir a un restaurante, en este caso a Ovic. Y lo hago porque nada, estuvo bien. Vaya si, algo lo estuvo: la compañía y también el vino pero ambos fueron elegidos de común acuerdo.
El local no está mal (un poco heterogéneo tal vez)con cuadros variados en las paredes pero, ya al entrar, el olor no era muy bueno; lo mismo pasó luego en los baños.

Pedimos el menu degustación y mientras esperábamos nos trajeron una aceitunas negras, del montón.
Empezamos con dos aperitivos: un gazpacho con albahaca muy normalito y unos mejillones con vinagreta de chardonnay. Pequeños con poco gusto.
Como primer entrante nos trajeron un ajoblanco con una uva negra y otra blanca y almendras. Los grumos estaban por todas partes y el sabor nada especial.
Seguimos con un carpaccio de pulpo con vinagreta de piñones y pistacho. Yo creo que plato estaba preparado desde hacía horas (o días y congelado) porque las rodajas no se podían ni separar. Poco sabor a pulpo, no me acabé el plato.
El pescado fue un morro de bacalao con garbanzos, puré de garbanzos morcilla ibérica y orejones. El bacalao correcto aunque demasiado salado el puré bien y lo mejor la morcilla.
Luego llegaron unas costillas de cordero con queso fundido, tomate y tabulé. El cordero duro y con demasiado sabor a lana y el queso fundido encima del cordero no pegaba en absoluto
El primer postre fue una crema de maracuyá con espuma de coco y menta que sin ser nada muy especial fue lo mejor que comí; estaba bien ligado aunque para mi gusto demasiado dulzón.
El segundo postre un coulant de chocolate con helado de vainilla correcto.
Con los cafés nada para acompañarlos.

El vino bien. Tomamos un Hécula 2.003 de Bodegas Castaño de la DO Yecla y varietal Monastrell; después del Juan Gil que probé en Cal Enrich quise seguir con monastrel y aunque no era tan rico como ese fue lo mejor que tomamos en toda la noche. Color de mediana intensidad rojo de fruta madura oscura algo violáceo. Afrutado en nariz, frutas rojas y notas especiadas. En boca fresco pero potente con buena intensidad y notable persistencia.

4 comentarios:

encantadisimo dijo...

Bien, lamento el "fiasco" y tomo buena nota de tus impresiones sobre ese lugar. Desde luego, el cordero con el queso yo tampoco lo veo.

Ruben dijo...

No puedo estar más de acuerdo. Mi experiencia en este sitio fue igual de desastrosa. A destacar la repugnancia que me generó el carpaccio congelado y los grumos en la sopa de ajo. Especialmente cuando poco antes había podido probar la sopa de ajo con butifarra negra y trufa de Con Gracia que me pareció original y deliciosa.
En definitiva el caso del OVIC no es más que otro caso de cocina presuntuosa y vulgar. Nada recomendable.

Anónimo dijo...

Estoy en total desacuerdo. La semana pasada me invitaron a cenar al Ovic y me pareció una experiencia super gratificante. El carpaccio de ceps estaba impresionante y el solomillo café de Paris, buenís8imo. Como postre Royal de maracuya super delicado. Le doy un 9 sobre 10.

Anónimo dijo...

a mi me gusto el ovic