domingo, febrero 15, 2009

Villamagna by Eneko Atxa

Paseo de la Castellana, 22, 28046 Madrid T 91 587 12 34








Carlos Maribona me puso tras la pista de Villamagna by Eneko Atxa. Un mediodía entre semana nos fuimos a comer allí. Puesta en escena impecable, todo en tonos apagados, grises, blanco roto, un ambiente relajante de esos que los franceses llaman feutré, mesas redondas, servicio de sala atento y cercano que se desvive en explicaciones.

La cocina de Eneko es especial, está en la máxima vanguardia con todo lo que eso tiene de sugerente y peligroso a la vez. Experimenta con las técnicas mas avanzadas, investiga, avanza, crea. Y como toda persona que está en la extrema vanguardia no siempre acierta; ello es ineludible y consustancial con esas situaciones. Probamos sus percebes pelados sobre su propio gel con Salicornia. En el centro de un plato están los percebes pelados sobre su gel en un recipiente abierto; a continuación el camarero trae en un especie de agitador agua pasada por ultrasonidos que al exhalarse del recipiente crea una bruma marina alrededor del plato con un intenso aroma a mar; nos dijeron que el agua la traían cada dos o tres días de una cala especial del Cantábrico. Al parecer es una nueva línea de investigación y experimentación. El resultado impactante, penetrante en aromas pero de un sabor poco definido; tanto ruido para tan pocas nueces? Será una boutade o, como espero, el inicio de algo grande que de momento solo puede atisbarse?

Antes de este plato a modo de aperitivo probamos yema de huevo cocida al revés (con el caldo de trufa inyectado) me ha parecido sensacional, lo mejor de la comida, una explosión de sabores. La huerta; otro plato arriesgado pero muy conseguido esta vez. La tierra es remolacha y en ella plantadas mini verduras y brotes a cual mas sabroso. En la tierra una emulsión muy suave de tomate; mientras vas comiendo la tierra y la suave capa de tomate te vas encontrando con pequeños trozos de patatas y similares que aportan un plus al conjunto. Un plato que entra por los ojos, con una presentación muy cuidada, sigue con el olfato y se redondea con un conjunto de sabores ligeros y equilibrados. La vanguardia exceliendo (lastima no tener fotos). La espuma de hongos estaba rica pero no me aportó nada especial. Lo mismo que los bacalaos a las cuatro maneras delicados y con adecuados contrastes pero mas normales.


Bebimos un summa varietalis, producido en los Montes de Toledo por los hijos del marqués de Griñon, equilibrado y, sin postre, degustamos unos petits fours interesantes.

Sin duda es un restaurante que hay que probar; creo que apenas lleva un mes abierto por lo que es un poco pronto para opinar. El entorno perfecto, el servicio muy bien rodado (cierto que no estaba lleno). La cocina distinta, sugerente e impactante. Y eso es mucho decir de un restaurante. Por eso animo a probarlo y espero oír opiniones que corroboren lo que me pareció atisbar; un lugar a tener muy en cuenta.

4 comentarios:

Danvers dijo...

El encabezado ha hecho que lleve media hora devorando toooodo lo escrito. Te he encontrado a través de Garbancita (grande!!). Enhorabuena!!!

ignacio dijo...

Gracias Danvers, espero te haya gustado, todo es opinable ;)

Anónimo dijo...

y un gran comilón como tu, como no se pasa a deborar Galicia. www.nove.biz/ga
buenos lugares, lo mejorcito de cada casa.
Gran blog, grandes críticas, casi siempre constructivas, eso es bueno!
bicos from Compostela

Anónimo dijo...

Hola,

Tras quedarme sorprendido por una 'crítica' en 11870.com en la que califican este restaurante de "Estafa" (no se como pueden aceptar ahí gente que habla tan a la ligera) he encontrado tu artículo.

Yo cené ahí a las pocas semanas de estar abierto el restaurante y me encantó. Hay platos mejores y peores pero, para mi, es hoy en día uno de los 2 o 3 mejores restaurantes de Madrid.

Volveré este fin de semana, esta vez a la terraza recién inaugurada y a probar el nuevo menú. Veremos.