jueves, junio 21, 2007

Caldeni Restaurant

Valencia 452, Barcelona T 93.232.58.11


Las referencias eran inmejorables, las críticas de Encantadisimo también. Y claro no se puede ir a un restaurante con unas expectativas como las que me llevaron a Caldeni . Gran lugar buena cocina pero no me entusiasmó tanto como esperaba. Tengo que volver con una mentalidad mas razonable y prometo comentar mis experiencias.
El local es correcto, nada especial pero las mesas están bien separadas, la música de fondo acompaña y el servicio de mesa está muy bien.
Nos decidimos por el menú degustación. Es una opción que tiene muchos detractores pero , en general, me gusta la primera vez dejarme en manos de la casa.


Empezamos con unos chups de aceitunas y unas nueces con albaricoque y pan muy agradables. Como entrantes una ensalada de berberechos con frutos de la pasión y lichis estaba bien conjuntada con un sabor a mar muy acentuado. Una sardina sobre un pan con tomate logrado, un foie con compota de tomate, vainilla y una galleta de especias muy correcto y un pincho de tortilla y patata a nuestra manera muy suave pero que de tan suave no valía nada.
Una ensalada de pie de cerdo, langostino y queso de cabra era un mar y montaña original y que, a pesar del queso de cabra, estaba estupendo, con los sabores en su justa medida sin pisarse.
Un caramelo de pollo con pasta wanmtong y bechamel de trufa demasiado complicado aunque la bechamel estaba bien hecha.
El lomo de corvina al carbón con ragout de ceps y berenjenas fue lo mejor de la noche. La corvina excelente y el ragout no se le quedaba atrás. En cambio la espalda de cordero con patata muy justita.

Como postres una sopa de fruta con espuma de manzana verde que no me dijo nada y una torrija de brioche con crema de yougourt griego y espuma de crema catalana muy original aunque a mí el brioche no me gustó

Los cafés con los acompañamientos muy bien y un orujo excelente. Bebimos, a recomendación del maitre Pep Dalmau, un Joseph Burrier Saint Veran Chateau de Beauregard 2005 classique, un chardonnay que estaba bien pero nada especial.

Nos costó 120 euros, el servicio fue muya atento y el maitre muy solícito. Buen sitio pero no excelente, volveré para tener una segunda opinión.

4 comentarios:

esther dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Fuimos el pasado viernes por que después de los comentarios de Encantadisimo y la defensa sin reservas de Gomez Pallarés, teniamos muchas ganas de probarlo.
Tal vez teniamos las expectativas con el listón muy alto y no se cumplieron. El servicio super-atento pero havia un grupo de amiguetes de la gente del resturante que volvieron la acústica casi insoportable. La comida bien: en el salteado de verduras (que estava delicioso y es original) una de las flores tenia un bicho y las vieiras estavan muy buenas pero la corvina un poco sosa y no nos gustó tanto.
Lo mejor con diferencia fue el postre: una quenelle de chocolate blanco que tardaré en olvidar. Los cafes muy ricos y los petit fours bien aunque las madalenitas que dan no sabian a nada. En fín, una cena agradable pero sin tirar cohetes así que que tendremos que volver para ver si mejoramos...

Ligasalsas dijo...

Es que lo de las expectativas es muy importante. A un amigo mío le recomendé el Gresca... que le decepcionó. ¿Por qué? Pues porque las expectativas eran altísimas.

Tiriti dijo...

Totalmente de acuerdo, es un restaurante correcto que le falta un plus para ser excepcional. Después de las referencias y las buenas críticas pensé que acertaba de pleno y verdaderamente la desilusión fue mayúscula. Me decepcionaron las patatas bravas a su manera, les sardines marinades y el rissotto de ceps y espardenyes, les falta sustancia y empaque. En cambio fenomenal el garrinet cruixent. Es una lástima porque el servicio es excelente y la idea del restaurante en su conjunto con unos precios ajustados muy atrayente, pero le falta un par de escalones para calificarlo de excepcional.

ignacio dijo...

Yo pesaba que era el único que le había encontrado un pero a Caldeny pero veo que no...........