sábado, agosto 18, 2007

Tragabuches restaurante



José Aparicio, 1. Ronda (Málaga). Tfno.: 952 190 291




Tenía ganas de conocer Tragabuches; mucho tiempo oyendo hablar de él y la duda de si, con la salida de Dani García, el lugar se mantenía en lo alto. La respuesta es que Tragabuches sigue siendo un gran restaurante. Manu López sigue manteniendo el lugar en lo alto con Benito Gómez en la cocina. El ambiente y la decoración muy logrados (excepto el techo de falsas tejas modernas que me pareció espantoso, pero es sólo una opinión); dos grandes comedores el segundo con unos bonitos ventanales sobre el parque, con una decoración relajada, mesas adecuadamente vestidas y separadas; servicio de altura. Detalles originales como set dentales en los aseos que se agradecen.

Además de la carta tenían tres menús, uno más “modesto” y otros dos de degustación que diferían en la cantidad de platos. Optamos por uno de los de degustación, el más “ligero” (74,5 euros más IVA).

Nada más sentarnos nos trajeron unos snacks; se agradece la prontitud, no suele ser así; entre otros unos grisines con crema de queso en aceite sabrosos, un chupito de melón muy refrescante, polenta al curry, original y caramelo de calabaza muy rico.
El surtido de panes completo con acento en los de la zona, me decidí por un mollete de Antequera que no valía nada; el aceite también del “terruño” Oleum viride de manzanilla de Zahara.

Snacks del menú: Pomelo rosa con hilos de mojama; sugerente y contrastado. Huevo con chorizo en lecho de cataifique (pasta paquistaní muy fina), excelente. Zanahoria con gelé lavanda y pimienta de Sichuani; muy original de presentación pero prescindible.

Tapas: Manzana verde helada cuajada aroma de tartufo y piñones; un contraste excelente de sabores.
Royal setas y avellanas , una textura lograda pero una tapa solo correcta.
Emulsión de patata con cresta de gallo y aceite de oliva. Plato muy logrado, la melosidad de la cresta que casi se deshace en la emulsión, de lo mejor de la comida.

Entrantes. Ajoblanco con piñones, caballa marinada y caviar de arenques y setas: un buen entrante muy refrescante y con los sabores contrastados ligados y contrastados.
Gazpachuelo de almejas con guarnición de berberechos. El gazpacho macerado en almejas, los berberechos demasiado fríos. El sabor a mar era profundo pero el plato en sí no me pareció nada logrado.

El pescado fue un sanpedro con porrilla de acebes. El punto de cocción estupendo, la mezcla delicada, un plato sencillo pero muy logrado.
El conejo al ajillo realmente estupendo. Un plato tradicional con un nivel de ejecución superior, ligero puesto al día con sus higaditos, sus muslos. Da gusto este nivel de interpretación de un plato de toda la vida.

Como prepostre una compota de frutos rojos con helado de queso; sin ser nada especial cumplía perfectamente con lo que se espera de un prepostre. Luego piña confitada con helado de albahaca y crema inglesa, muy fino, la piña confitada no es uno de mis fuertes pero estaba bien.

Bebimos un Pasos largos 2003, cabernet sauvignon (60%), cabernet franc, shiraz y merlot, elaborado por ellos con 9 meses. bBdega bujeos sierras de Málaga serranía de Ronda DO algo astringente, al final mucho mejor.

Pd: Al acabar me apetecía un puro pero a pasar de tener dos comedores me comentaron que les habían denunciado por dejar fumar en uno de ellos por problemas de capacidad. Una pena.

6 comentarios:

encantadisimo dijo...

Estuve en Tragabuches comiendo junto a esos ventanales del comedor interior hace cuatro años, cuando todavía estaba Dani García, y me pareció una experiencia fabulosa.

Me alegra que siga gozando de buen nivel. De haberlo sabido antes quizá me hubiera desplazado un poco en mi reciente estancia por Cádiz. Será en otra ocasión.

Ligasalsas dijo...

El gran mérito de Tragabuches es de su dueño en mi opinión. Tres cocineros a lo largo de su vida (el primero su hermano que creo que finalmente dejó la cocina para ser bombero).

Por cierto tanto la cocina de Tragabuches como la de Dani García en mi opinión con bastante influencia de De la Osa.

Weirdo dijo...

Tragabuches es una de mis debilidades. Mis últimas comidas han sido todas excelentes, espero que también disfrutaras de la ciudad. En mi opinión Benito Gómez va a ser uno de los grandes, grandes cocineros de este país en poco tiempo. Es puro nervio, pura creación, un culo inquieto.

Ignacio, yo también me quede con ganas del puro, la próxima vez vete a la Terraza del restaurante El Escudero en el mismo parque que da al Tajo, los GT son un desastre pero las vistas son preciosas.

También te recomiendo TRAGATAPAS que es un pequeño bar de tapas que han montado Manu, Benito Gómez y su segundo de cocina Victor Taborda (también jovencísimo).

Ligasalsas a ver si nos haces una visita pronto por la Ciudad Soñada que tengo ganas que conocer tus impresiones por Tragabuches.

Un saludo y felicidades por el Blog

ignacio dijo...

Gracias Weirdo. Tragabuches me encantó, tomo nota de tus sugerencias, lástima que me quede un poco lejos.

lluna d'abril dijo...

Conozco Tragabuches, estuve en la misma mesa que aparace en la foro, fuimos a cenar, aún estaba Dani Garcia, y para mi es de los mejores que he estado a mi gusto superó mi experiencia en Arzac.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, es un lugar estupendo, para comer con tranquilidad y salir muy contento del establecimiento. Calidad y servicio son sus características fundamentales. Yo lo descubrí en http://www.trivago.es/ronda-31527/restaurante/tragabuches-163169 y fue todo un hallazgo.

Saludos.