jueves, agosto 23, 2007

Polémicas sobre blogs gastronómicos

Hace unos días El diletante publicó un post sobre el Real Balneario de Salinas en el cual relataba su desastrosa experiencia en ese lugar. Pocas semanas antes Carlos Maribona, afamado crítico gastronómico, había publicado en su blog Salsa de chiles (vaya por delante que es un blog que leo con fruición y en el que participo con frecuencia y que a través del mismo soy un admirador del Sr. Maribona) un post elogioso sobre el mismo lugar. En salsa de chiles ha habido una polémica sobre los blogs gastronómicos de aficionados. Es un tema interesante que tiene muchos ángulos y hoy quería aprovechar para reflexionar sobre algunos de ellos.

No voy a entrar en las razones por la que cada uno mantiene un blog como este porque no hablaríamos de nada más pero una buena pregunta es ¿blogs anónimos o no?. La verdad cuando comencé con el blog no me plantee siquiera la cuestión; fue anónimo porque me pareció lo mas normal. Con el tiempo he pensado más en ello y me encuentro muy cómodo en el anonimato. No tengo ningún inconveniente en decir quien soy pero me parece mejor mantener el anonimato porque así preservo mejor mi independencia. Y ya sé que hoy por hoy soy anónimo por naturaleza (un bloguero más de miles) pero mejor evitar suspicacias.
Porque lo bueno de esto es que escribo lo quiero, cuando quiero (y puedo), intentando ser lo mas objetivo posible. Soy un ejecutivo (anónimo) al que le gusta este mundo y no tengo más interés que contar lo que veo. Un crítico puede ser sin duda igual de independiente (espero que la mayoría lo sean) pero algo mas presionado seguro que está.

Otra cuestión sobre la que he leído a veces. Hasta que punto es justo dar una opinión negativa de un lugar sólo por una visita ?. Yo creo es que es muy justo. Cuando empecé con esto me daba respeto escribir mal de un restaurante y no lo hacía. Pero luego pensé que, igual que se cuentan las más de las veces cosas buenas, también se deben contar las malas. Esto ocurrió después de un par de experiencias desagradables. Lo que hago, como El Diletante, es dejar transcurrir unos días entre la mala experiencia y la publicación del post, para dejar que los ánimos se reposen. Es cierto que muchas veces solo ha sido una experiencia pero también las buenas suelen haber sido sólo una vez. Y no engaño a nadie. Soy un aficionado que escribe para quien quiera leerle sin más interés que contar lo que ve.

Y por último y para no cansar a nadie, tiene sentido escribir sobre un lugar habiéndolo visitado sólo una vez? Pues si, al fin y al cabo estoy seguro que la mayoría de los críticos escriben tras una visita y muchas veces ni siquiera anónima. El que lee debe saber lo que lee y sólo tomarlo como un relato de lo que uno ha sentido en una visita a un lugar. En cualquier caso a algunos de los restaurantes sobre los que he escrito he vuelto y estoy pensando en publicar unos breves posts contrastando la opinión.


Pd: con el post ya escrito leo un interesante post de Ligasalsas sobre Santa Santamaría y la crítica

16 comentarios:

encantadisimo dijo...

Vaya!, parece que este es el tema de moda en el final de las vacaciones.

Ignacio, planteas varias dudas que en realidad no lo son:

Doy crédito a que el señor Maribona comió estupendamente en Salinas y también a la mala experiencia de El Diletante en el mismo lugar. Sin entrar en los motivos eso demuestra una vez más que no hay dos experiencias gastronómicas iguales y que todas las opiniones son válidas.

Por supuesto que es más fiable la opinión de un anónimo; todos sabemos cómo se desviven los restaurantes ante la presencia de un crítico conocido. Eso no implica necesariamente que en el anonimato se coma peor, pero entra dentro de lo posible y creíble. Lo que sí demuestra la presencia de un crítico afamado es el máximo nivel de un restaurante.

Las críticas negativas son siempre necesarias para poner cada cosa en su sitio, siempre que se expresen con la debida corrección y respeto. Yo también dejo pasar unos días o semanas antes de publicar nada, y la cosa cambia. La impresión general se atempera y se convierte en más fiable.

Por supuesto que tiene sentido escribir sobre un lugar en una primera visita. Es una experiencia completa, ¿no?, pues entonces no veo porqué no se puede explicar. Una vez asumido esto, me parecen absolutamente necesarias las opiniones de siguientes visitas al mismo lugar.
http:

paladar aficionado dijo...

Buenos días Ignacio,
A menudo leo tus experiencias y he probado alguno de los restaurantes que has comentado. Teniendo en cuenta que cada persona es única y con el "background" singular que le proporciona su experiencia estoy totalmente a favor de los comentarios/críticas (siempre basadas en el respeto)de restaurantes aunque sean con una sola visita.

El que lea la crítica debe ser también consciente de los patrones/criterios que tienes tú al hacer la crítica y que se pueden extraer de los diferentes posts.

Espero poder seguir descubriendo restaurantes leyendo vuestras aportaciones de "aficionados".. Aunque yo usaría mejor la palabra "apasionados".

Álvaro Roldán dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en elaborar críticas a partir de una única experiencia.

De hecho, la actitud habitual de cualquier cliente (al menos en mi caso) es que si en un sitio me tratan mal (una sola vez) no vuelvo. ¿Acaso no es eso una crítica elaborada a partir de una única experiencia?

Por otra parte, los blogs, sean del tipo que sean, son, por su propia filosofía, foros ciudadanos de opinión. Los críticos tienen su foro habitual en los medios de comunicación tradicionales. Me parece estupendo que los profesionales (sean del tipo que sean) se quieran incorporar a la blogosfera, pero este foro no va a ser exclusivamente suyo, es nuestro, de todos, incluidos los profesionales, pero no de ellos.

Ligasalsas dijo...

Yo creo que el anonimato proporciona innumerables ventajas y los blogs son un instrumento útil puesto en su contexto. O sea, yo no tengo el dinero y el tiempo para irme por toda España y comparar a Arzak y Dani García -por poner un ejemplo-. Así mis puntuaciones, mis experiencias son limitadas y probablemente incompletas.

Sin embargo yo creo que esto se complementa con una visión quizá naive pero más cercana a la realidad que la que pueda tener un crítico gastronómico. En general es difícil que el producto que tú pruebes y el de un crítico gastronómico sea el mismo.

Sólo un detalle, me parece infame, pero INFAME, cebarse con restaurantes recién abiertos. Una mala crítica a un restaurante que lleve menos de un año abierto es una puñalada trapera. Con eso deberíamos tener cuidado todos.

Y de eso hemos visto algo en los últimos años.

Paladar Aficionado dijo...

Hola Ignacio,
como he comentado antes soy lector de vuestros blogs (Encantadísimo, Amphitrion, Deliciosa Marta,...) y si me convencen los comentarios pruebo los sitios que comentáis... al hacer la prueba me permite calibrar si vuestros criterios están en línea con los míos...
Como soy un poco "mandroso" (catalanada total) no acostumbro a escribir, ni comentar los restaurantes a los que voy.

Hoy he estado comiendo en un restaurante que descubrí hace más de 1 año y medio y al que recurro siempre que quiero comer muy bien y sentirme muy bien atendido y mimado.. Se llama Montiel, está en Barcelona, en la calle Flassaders 19 (en el Born, detrás del museo Picaso) os lo recomiendo. Y si vais estaría interesado en conocer vuestra opinión. Es una cocina con un producto de primerísima calidad sin muchas pretensiones "fashion", ni "Michelin"... Es uno de aquellos sitios de los que te harías habitual con la pareja o los amigos (si estuviera más cerca de casa) aunque yo ya debo haber ido unas 7 u 8 veces. El Propietario y atento encargado (y cocinero) se llama Ferran y se puede tener una muy agradable conversación sobre el producto, los vinos y de cocina en general...
No tengo acciones del restaurante, ni soy Ferran ;-)).. Pero cuando un sitio me gusta no puedo dejar de recomendarlo a quien creo que lo pueda apreciar.. (precio aprox:40-50€ con vinos y postres)
Ya comentareis. Un saludo.

Después de este rollo, a lo mejor si que me animo a escribir algo en un blog.. :-))

ignacio dijo...

PALADAR AFICIONADO gracias por tus comentarios,intentaré acercarme a MONTIEL y darte mi opinión. Y si, por favor, anímate a dar tu opinión en los blogs o crea uno propio ;)
LIGASALSAS interesante el comentario sobre los restaurantes jóvenes; tal vez lo que se debería hacer es dejar muy claro que acaban de abrir.
ALVARO ROLDAN yo tampoco suelo volver a sitios que haya encontrado fatal; sin embargo esos son pocos casos. Si son sitios regulares, en los que me quedo con la duda, dejo pasar muchos meses o algún año y luego intento volver.
ENCANTADISIMO, gracias por tus aportaciones; después delas experiencias de CARLOS MARIBONA y de EL DILETANTE tú irías al Real Balneario? ;)

encantadisimo dijo...

Ojo!, ligasagas, en eso de reprimir malas críticas a lugares nuevos no estoy demasiado de acuerdo. Si una cosa está mal hay que decirla. La verdad es lo que da crédito a las opiniones, las mentiras piadosas crean confusión, incluso en uno mismo. Además, si se hace con corrección y respeto y -como bien indica Ignacio- se deja bien claro que puede tratarse de errores de juventud, sin duda puede contribuir a resolver el problema o, como mínimo, ayudará mucho más que el silencio o la mentira.

Ignacio, ahora mismo sin conocer ese lugar y sin haber contrastado más opiniones, no iría a Salinas.

Weirdo dijo...

Ignacio, no me lo has preguntado a mi, pero te contesto.
Yo tenía muchas dudas con el Real Balneario de Salinas, nunca he estado, todo sea dicho, pero despues de las críticas de Maribona y Eldiletante, tengo muchísimas más dudas.

Ser crítico gastronómico no es fácil, sin duda, y lo más sangrante es los que critican este oficio más por pura envidia que por otra cosa.

Ahora bien, no hay que taparse los ojos y saber que una comida se disfruta mucho más cuando eres invitado, cuando es muy raro que falle el servicio en tu mesa o cuando todos esos detalles que en otros casos fallan en tu mesa brillan por su ausencia.

Coincido con todos, ¿por qué no se puede hacer una crítica a partir de una sóla visita? Tú pagas y puedes opinar y una visita de un cliente anónimo es muchas veces más fiable que tres de uno "conocido".

Anónimo dijo...

Existen fallos que se pueden permitir en un restaurante de "categoria",pero otros no;y me explico.
Una cosa es que te den un buen producto,pero se les haya ido la mano con la sal,el punto de un pescado...Y otra cosa es lo que le paso a El Diletante.Le ofrecieron una mala calidad de materia prima en muchos de los platos,e incluso dice que podrian haberle calentado los percebes en el micro,estos no son fallos puntuales,esto es una estafa,y creo que con que se lo hagan a una persona me basta para no ir,porque si tienen la poca vergüenza de hacerlo con el,seguramente lo haran con otras tantas.
Al señor Maribona siempre ha comido bien alli,es logico,le conocen y le daran la mejormateri prima,el se escuda en que siempre esta lleno,el macdonalds tambien,con eso lo digo todo.
Un blog como el suyo que leen casi 10000 personas por dia(dicho por el)bien merece que le haga la pelota el restaurante.

Eso si,ya que lo meta entre los mejores 25,me parece de risa

eldiletante dijo...

Jolín, qué tarde llego al debate.Cómo Cataluña me queda un poco lejos retrasé la lectura del blog. Creo que ya expresé mis opiniones en el blog de Ligasalsas sobre esta polémica de los criticos vs blogs, y sobre el caso mío particular lo ha expresado muy bien Encantadísimo.

Me gustaría hacer una precisión en lo del número de visitas, porque sí lo considero importante. POr una parte, hablar de una visita y expresar tus impresiones con el mayor número de detalles, sin ocultar nada por feo que sea, me parece correcto. POr eso lo hago.Es,como dice Encantadísimo, una experiencia completa. Pero no por ello el lector debe sacar conclusiones definitivas. la hostelería es complicada y no es una fábrica de productos regulares. Yo tuve la experiencia que ya conocéis, pero mismamente un amigo que escribe en mi blog de vez en cuando , Toni,había estado dos semanas antes y había comido razonablemente bien. Creo que para afirmar con rotundidad el nivel de un restaurante se necesitan al menos tres visitas en un mismo año.Y si no es así, el lector debe de abstraerse un poco y buscar más fuentes para contrastar. POr ejemplo haciendo una media de la mía, la de Toni y la de Aprendiz de Gourmet, una semana después de la mía, y que refirió en Salsa de Chiles (que calificó de decepcionante, aunque tuvo un nivel superior a la mía). Yo creo que El Balneario de SAlinas se ha metido en una vorágine de servicios y de rollos de catering y bodas que le impide mantener la regularidad exigible a un restaurante de su fama y categoría, y que puede dar lugar a experiencias como la mía, especialmente en un menú-degustación que en un lugar de producto como este a lo mejor no tiene la rotación ni importancia de otro de índole más "gastronómica". Y también que se resiente de la ausencia de Javier Loya, absorto en su reciente restaurante Deloya de Oviedo. Pero también creo que es fácil que cuando vuelva, o vaya alguno de los blogueros ( ¿al final no fuiste?) comerá, si no al nivel de Maribona, mejor de lo que yo lo hice. Va a ser, eso sí, la primera vez que vaya a un restaurante no por el afán de disfrutar sino por mero afán informativo. Inconvenientes de tener un blog.POr cierto, que también creo que la norma de las tres visitas no se la aplica nadie.

Gourmet de provincias dijo...

Completamente de acuerdo. He escrito sobre el asunto en un par de ocasiones y en ámbas mi postura ha sido, básicamente, la tuya.

ignacio dijo...

Gracias a todos por vuestros interesantes comentarios. El Diletante no voy a ir pero es porque en mi viaje me quedaré en Sandander y no llegaré a Asturias.

Alvaro [doocomo.com] dijo...

Yo personalmente me fío más de vuestras críticas que de las de la prensa especializada. Al fin y al cabo estáis más cerca de mi que cualquier crítico.

Es más, creo que los blogs y sitios sociales sobre gastronomía están haciendo más por la difusión y popularización de la gastronomía que todas las guías y publicaciones ancestrales. Y eso, aunque las críticas piquen, acaba siendo beneficioso para los restaurantes.

Y por otra parte, si pago tengo todo el derecho a pataleo, igual en un restaurante que en el teatro, el cine o incluso con mi dentista. En tanto no incurra en supuestos legales es un derecho constitucional opinar lo que estime necesario.

Una visita debería ser suficiente, a mi no me vale el "no estaban inspirados", o "no fue su mejor día"... fue el día que fuí yo y que yo sepa pagué lo mismo que cualquier otro día. La regularidad y el perfeccionismo diario son la base de cualquier restaurante, y más en los galardonados con estrellas y similares.

Agasajar al de la guía roja y desmerecerme a mi es más que un insulto, es una estafa.

En cuanto a los restaurantes nuevos... a mi me es más fácil ser benévolo con los fallos en un restaurante nuevo que en uno con estrellas. Aunque en última instancia todo depende del precio. Si mi impresión es que la relación calidad/precio es mala, poco hay que pueda salvarles. Pase que no estés a pleno rendimiento, pero si me cobras como 2 estrellas michelín te voy a juzgar como tal.

Hannibal dijo...

Ven, te invito a mi restaurante para que me hagas una critica de "incansables",
excelente blog.

saludos,
hannibal

Anónimo dijo...

Bueno ami me parece q cocinas muy bien y tal pero yo fui un par de veces con mi chica. y despues me tuve q ir a mc donalds.
Otra cosa es caro eso si pero lo bueno se paga.

Anónimo dijo...

Pues parece que lo de el regreso de Reni Castello va en serio. Yo le creía muerto.

Paladar